domingo, 26 de abril de 2009

La Botella



Tomó entre sus manos la botella que el mar devolvió a la playa, la miró y embebido en ella abrió los ojos, al verla recordó ese párrafo olvidado de los evangelios
Tomen y coman todos de Él.
Era de noche, muy poca luz rodeaba a Javier, se repetía a sí mismo que no podía ser cierto, las velas lo fueron rodeando de un aura de misticismo. No había olores ni recuerdos, una imagen perfecta aparecía en su mente, algo como un baúl de vivencias. El estado de ensoñación lo volcaba más a ese diálogo con la divinidad. Se preguntaba por su alma, detenida tras la muerte de su hermano Guillermo. Allí también vivían algunas de sus fantasías más fuertes.
Aquellos que crean en mí, vivirán para siempre.
Ese pequeño lugar cifrado, cofre del espíritu, no tenía llaves ni candados y era recorrido por Javier, cada vez que una botella hacía presente la muerte de Guillermo en un accidente automovilístico.
Había alcohol en la sangre de su hermano, y aunque podríamos decir que esa imagen tenía colores,
aquí en el baúl de Javier, todo era simplemente pálido.
Valeria se acercó a ese sueño de Javier y pudo verlo dentro del baúl. Buscó entre sus libros y no pudo hallar el Dogma de Cristo que Javier estaba leyendo la última vez que lo había visto. Supo que Guillermo murió trágicamente, y hacia ya seis meses que no tenía noticias de Javier.
En una charla telefónica con él, surgió la chance de hacer un retiro espiritual, estaba profundamente conmovido luego de lo sucedido y Valeria no pudo sostenerlo.
Los intentos posteriores por verlo fueron vanos, y la última visión que tuvo de Javier fue en sueños. Un año más tarde recordó que había leído en una carta que Javier había encontrado en el escritorio de su hermano

" cuando uno de dos gemelos muere, el otro recorre un sendero para poder purgar el alma de ambos, y si este camino no es recorrido todas las miserias de esta vida se repetirán en la próxima...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sol de Verano

Algunas luces se reflejan sobre el agua agitan su superficie dibujan ritmos traen perfume Murmullos de otoño sobrevu...