Translate

viernes, 1 de mayo de 2009

Lucía Coronel en el Hospicio

I.

Señora el Sargento Ceferino Coronel fue convocado de urgencia,
nuestros informes dicen que el fortín Boquerón cayó en manos
de los bolivianos. Le dejo la notificación.

No, no puede entrar en la oficina del comandante, los civiles no
ingresan al sector de oficiales. Si no se detiene, me veré obligado
a usar la fuerza. Por favor espere afuera, es una orden.

-Esta misma noche, no me dieron más tiempo.
 Las escaramuzas son cada vez mayores y la guarnición
 está desprotegida, hoy mismo nos trasladan, somos un
 contingente de mil personas entre oficiales y soldados.
-
-Ya sé cuan importantes son mis hijas y mi mujer,
 pero si no hago esto por mi patria no podría mirarlas
 a los ojos sabiendo que dejé morir a esos chicos que
 no tienen más que quince años, como podría mirarme
 al espejo sabiendo que no cumplí con mi deber.
-
- Si no los paramos ahora vendrán por todo y ya sabemos
  lo que pasó cuando a éste país siempre codiciado por
  el enemigo lo encontraron débil. Tu familia sabe muy bien
  lo que pasó, cuantos hermanos y cuantos sobrinos perdió
  tu madre?
-
- No, no me grites, esto es así y punto.
-
- La guerra no acepta maricones, exige hombres de verdad
  que tengan sus bolas bien puestas.
-
- No, no voy a cruzar hacia el país que regó ésta tierra con la
  sangre de nuestros niños, país que llenó nuestros cementerios.
-
- Si, ya sé que crees que es lo mejor para nuestras hijas
  y para nosotros, pero no voy a cambiar de idea,
  Esto no se trata de Lucia, Ceferino, Milagros o Sofía.
  Esto es vida o muerte, esto es ser Nación o ser esclavos.
  Mis hijos, son también esos chicos, que en el frente luchan
  a machete si es necesario y eso también lo están haciendo
  por vos y por todos nosotros.
-
-Si, van a estar bien, dejé recados para el ayudante Oliva,
  que se encargará de cualquier cosa que necesiten.
-
-Si, tenés razón, pero no te casaste con un hombre cualquiera,
 te casaste con un soldado y los soldados no cuestionamos,
 los soldados como yo tomamos decisiones y obedecemos
 al Superior Comando del Ejército.


II.

Es preciso que colabore con nosotros, no puede ver
a su marido ni Usted ni nadie. Él está reunido con el
mando Mayor, las órdenes son estrictas. Si, Usted quiere
que vea a sus hijas porque no pudo verlas. No se lo
podemos permitir, entiéndame.
Todo es comprensible menos cuando se trata
de la guerra, y esto es una guerra señora.
Nosotros no la iniciamos, pero es nuestro
deber defender hasta el último centímetro de tierra patria.
Como esposa de un oficial debería saberlo y le digo más
Yo no conocí a mi propio padre el Teniente Vega,
héroe de la Guerra de la Triple Alianza, Él murió en la
batalla de Cerro Corá cuando mi madre estaba embarazada.
Acá ninguna lucha es poca, ninguna sangre es suficiente
cuando la Patria nos llama.
Deje de llorar y lleve a sus hijas a su casa.
Si, Yo cargaré con esto en mi conciencia,
si sus hijas no ven a su padre nunca más, puede echarme
usted la culpa. Se cree usted que por verlas él volverá,
es ridículo, si el Sargento regresa, será porque
habremos triunfado, y créame el éxito en la batalla
no depende de la mirada de unas niñas.
Soldados, retiren inmediatamente a esta mujer y sus hijas.


III.

¿Señora Coronel?
Ejército de la Patria, señora.
Si por favor abra la puerta, por favor no grite,
abra la puerta ya mismo.
Tiene que acompañarnos señora, el Sargento Coronel
viene en camino con la caravana que trae a varios
mártires de la Patria.
Usted no podrá verlo, el Sargento fue emboscado por
fuego enemigo. Su cuerpo es propiedad del Ejército.


IV.

Lo que me está pidiendo me puede costar el puesto,
yo le puedo decir donde está pero no puedo acompañarla,
y debería creerme que no es conveniente que pase.
Los cuerpos de los oficiales fueron alojados en la barraca
de los Suboficiales, que fue acondicionada como morgue
antes del oficio religioso de mañana.

V.

Eran las siete de la tarde hora del cambio de guardia,
Lucia atravesó el cerco de vigilancia, entró a la barraca
cuando se pudo acercar, el olor que despedían los
cuerpos la hizo entrar en trance como si estuviera
viviendo una alucinación, lo único que pudo identificar
de Ceferino fueron su brazo izquierdo, restos del torso
y su cabeza.
Luego de permanecer inmóvil frente a los restos de su
esposo, fue presa de un incontenible ataque de furia,
corrió hacia el río y sin que nadie llegara a detenerla
se arrojó. Cuatro soldados que habían escuchado sus
gritos dentro la precaria morgue, la habían seguido
se tiraron detrás de ella y pudieron rescatarla de una
muerte segura porque Lucia no sabía nadar.
Entre lágrimas y una congoja imposible de ser consolada
pronunciaba la misma frase: “ Por que no las viste?
Por que no las viste?



VI.

Quien está a cargo de la paciente Lucia Coronel es el
Dr. García Pena.
Su estado es pasivo resultado de la fuerte combinación de
antipsicóticos que debieron ser recetados por la presencia
de delirios persecutorios y cuadros de trance pseudo-
místicos, donde la paciente le habla a su esposo muerto
como si Él la oyera y en muchos casos entabla un fluido
diálogo con El. En la historia clínica constan que antes
de internarse, su comunicación con las personas era
bien escasa o nula, quedando registrado para los
legos que enmudeció al salir del río, luego de ser resca-
tada de su intento de suicidio.
Sin embargo sabemos que hubo una comunicación
entre el Sargento y su esposa dos días antes del ataque
que le ocasionó la muerte.
Aparentemente la señora tiene en su poder documentos
clasificados de esta comandancia que no pueden ser
de dominio público.
Dónde podríamos ubicar al Dr. García Pena, tenemos que
hacer hablar a esta señora, sea como sea. La seguridad
interna del Estado está en riesgo, no sabemos que es lo
que sabe, el Sargento estaba investigando y envío esos
documentos a su esposa como salvaguarda para su
seguridad.
No, nunca los vimos, ni sabemos que contienen pero
imagine esos documentos en las manos equivocadas,
en manos de algún periodista alterado con deseos de
notoriedad. No lo vamos a permitir, que qué quiero decir
con esto ?
Es muy claro lo que estoy diciendo, o lo encuentro
al Dr. y hace que esta mujer hable o la internaremos
en el hospital Militar.
No podemos distraernos, debemos estar seguros.
Tenemos testigos que han visto hablar a la señora, las
enfermeras dicen que es un caso típico de neurosis de
guerra combinado con sonambulismo, y aparentemente
en esos estados de trance la señora Coronel sostiene
fluidos diálogos y cualquier dato que pueda filtrarse
afectaría a la Seguridad Nacional.

VII.

Lucia logró hablar dos días antes de su muerte,
fue en presencia de sus dos hijas, tenía sesenta
y cuatro años. Estaba internada en una pensión-asilo
para miembros de las fuerzas de seguridad.
Sus hijas, la escucharon por primera y única vez.
Ninguna de las enfermeras que fueron testigos
del hecho pudieron ser halladas
Las sombras de este caso permitieron hablar
a revistas espiritistas del contacto de los seres
con el más allá. Y aunque hoy se tejen diversas
historias no queda ninguna fuente de información
accesible para desentrañar lo sucedido en la tarde
del 3 de Mayo de 1933. Los restos de esta historia
están enterrados con el Sargento Coronel en el
Panteón de los Héroes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por que?

Soy lluvia hablada por otro Soy manos que labran tierras altas Soy fruto que verán crecer Soy todas las derrot...