Translate

viernes, 23 de enero de 2009

Pedazo de Papel




El otro día apareció bajo mi puerta este pedazo de papel.
La verdad con tantas cosas que una tiene que hacer todo el día...
Pero, que sabía yo si era una nota importante o un mensaje para el Hétor.
Yo, la verdad no sé para quiere escribir esta gente.
Se creen que se pueden escapar de los problemas
o los pueden solucionar escribiéndolos.
Son como esos que van al loquero
para que les arregle la tuerca que no funciona,
cuando mi padre escuchaba a alguien que quería ir al psiquiatra,
le daba tantos rebencazos que no le quedaban a una
ganas de tener ningún problema,
y al final en esa época estabamos mejor,
sin tantos problemas ni tantos locos.
Lo vió a Don Raúl, el viernes llegó a la casa
y lo esperaba la mujer con la hija para decirle que
la Carmencita estaba embarazada
y el pobre se la tuvo que aguantar así nomás.
Si el viejo viviera, sabés a donde ibamos a parar
no quedaba nada de nosotros con una noticia así.
Y estos dedicados a escribir,
para que se necesita escribir cuando uno puede hablar.
Sabés que ayer casualmente me pasó
con la Luisa, me harté de su estupidez con la vida,
la vi y no me pude aguantar más, le dije de todo.
Que desde que se separó está insoportable,
que la madre la absorbe y la termina convirtiendo
en un trapo de piso.
Decime, para que carajo se puede necesitar escribir
si yo le puedo gritar en la jeta a esa turra
las guachadas que está haciendo con su vida
y con sus hijas, jodiendo a todo el resto.
Dicen algo de negativo, y los únicos negativos son ellos,
la vida es simple que tanta historia.
Uno nace, crece , se casa, tiene
hijos y despues envejece y se muere.
Me querés decir que hay que saber
que una no sepa ya, que necesidad de escribirlo.
Nadie nadie necesita  descubrir algo.
Como decía la compañera
(Dios la tenga en la gloria )
la única verdad es la realidad.
Gracias a San Pantaleón que no me falta la memoria,
para que escribiria entonces,
si no me voy a olvidar de nada ni quiero olvidarme de nada.
Además si uno no se acuerda de algo es porque no lo necesita,
o te olvidas de ir al baño o de comer acaso.
Viste. El otro día cuando vino el Hétor,no sabes,
me había pedido que le tenga listo
los zapatos negros para la tarde,
y resulta que con tanta cosa que una hace,
el me lo dijo de madrugada cuando se iba
y que le hace pensar a ese, que lo único
que tengo en la cabeza es acordarme de sus caprichos.
Al final tanta palabra rebuscada
parecen que tuvieran más rosca que una tapa de coca-cola,
quieren olvidarse pero quieren acordarse,
me parece que lo único que les importa
es que alguien se acuerde de ellos,
ni amigos deben tener,
además cuando estamos bajo tierra,
me querés decir pa' que carajo
queremos que nos recuerden si ahí ya es tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Autonomía

Vértices como calibres de dulzura Digo la huella del quijote Cuento lo que habla por mí Intento ser viento y t...